jueves, 13 de agosto de 2009

ESTUDIOS SOBRE LA HISTERIA

RESUMEN
En la mayoría de los casos durante la hipnosis se despierta en los pacientes los recuerdos de la época en la que el síntoma apareció por primera vez; la causa de los fenómenos patológicos más o menos graves del paciente está en sucesos de la infancia. En la neurosis traumática, la verdadera causa de la enfermedad no es la leve lesión corporal, sino el trauma psíquico. De la misma forma los recuerdos que corresponden a traumas son los que han sido descargados por reacción.
Las condiciones en las cuales no ha existido reacción alguna al trauma son: a) los enfermos que no han reaccionado a traumas psíquicos por la naturaleza misma del trauma excluida una reacción, como por ejemplo en la pérdida irreparable de una persona amada y b) los estados psíquicos con los cuales han coincidido en el enfermo los sucesos correspondientes.

Los traumas no descargados por reacción se ven también negada por la descarga y la elaboración asociativa, en el primero el propósito del enfermo era de olvidar los sucesos penosos y excluye a estos, en el segundo la elaboración a asociativa fracasa por que entre el estado normal de la conciencia y el estado patológico es donde surgen tales representaciones y no existe una amplia conexión asociativa. Las representaciones patógenas se conservan plenas de afecto por que les está negado el desgaste normal mediante la descarga por reacción o la reproducción en estados de asociación no cohibida.
También los traumas psíquicos originan los fenómenos histéricos. Al referirnos a los estados anormales de la conciencia estos surgen de la representación patógenas donde el recuerdo del trauma psíquico no aparece en la memoria del enfermo en su estado normal, sino cuando el sujeto es hipnotizado. Los traumas graves o una represión penosa se puede producir en el hombre no predispuesto una disociación de grupos de representaciones a lo que se denomina histeria psíquicamente adquirida.

Los estados anormales de la conciencia se le conoce como hipnoides que es un fenómeno fundamental de esta neurosis. Estos estados hipnoides son la base y condición necesaria para la histeria, la hipnosis puede variar desde la más ligera somnolencia hasta el sonambulismo, del recuerdo total hasta la amnesia absoluta. Los estados hipnoides existen antes de la aparición de la enfermedad y constituyen el terreno donde el afecto instala el recuerdo patógeno.

Charcot divide al ataque histérico en: a) epileptoides, b) grandes movimientos, c) actitudes pasionales y d) delirio final. Los fenómenos del ataque histérico pueden ser interpretados como: a) normas generales de la reacción del afecto que acompaña al recuerdo, b) movimientos expresivos directos de dicho recuerdo y c) estigmas histéricos entre síntomas permanentes.

Durante el ataque histérico el dominio sobre la inervación somática aparece transferido a la conciencia hipnoide donde la conciencia normal no queda anulada totalmente y puede permitir los fenómenos motores del ataque. El método psicoterapéutico actúa curativamente, anula la eficacia de la representación no descargada dando salida por medio de la expresión verbal llevándola a la reacción por medio e su atracción a la conciencia normal.
Este procedimiento es un importante progreso terapéutico, donde no se cura la histeria, ni el retorno de los estados hipnoides; pero pasado este estado sólo quedan algunos restos del mismo en calidad permanente y ataques histéricos. Este método actúa radicalmente, logra suprimirlos con frecuencia para siempre.

1 comentario: