jueves, 13 de agosto de 2009

EL PACIENTE DEPRIMIDO

El paciente deprimido se caracteriza por la tristeza, sentimiento de desamparo baja autoestima, recuerdo de sucesos negativos de su pasado, remordimiento, lentitud, preocupación por su cuerpo y salud física
Los síndromes depresivos se caracterizan por transtorno afectivo, descenso del ánimo, pérdida del interés por la vida, ansiedad y enojo. En las relaciones interpersonales anhela el cariño de otros pero no lo corresponde cuando lo obtiene.
La pérdida del objeto amado, amenazas al amor propio y a la confianza de sí mismo, y el éxito son desencadenantes de los cuadros depresivos.
Los patrones psicodinámicos presentes son: la identificación y la introyección, del objeto amado y perdido ; también se da el enojo pero se protege de este; se presentan síndromes maníacos, proyección y respuestas paranoides. El masoquismo es un rasgo de carácter central de los individuos deprimidos, y es utilizado como defensa contra la depresión, el suicidio también se presenta en los pacientes deprimidos, utilizado como una comunicación dramática; por esto el entrevistante debe buscar medios para poder reducir la presión al suicidio.
La entrevista necesita participación activa del medio, ya que el paciente depresivo quiere la mayor atención por parte de él.
El tratamiento que se da requieren en primer lugar de una terapéutica como soporte, es decir el uso de psicoterapia y tratamiento farmacológico para aliviar el sufrimiento, la culpa, y la protección del paciente frente al riesgo de suicidio. En segundo lugar está la exploración psicodinámica del significado y las causas de la depresión, de modo que podamos prevenir el cuadro en un futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada